¿Por qué el FC Barcelona celebra sus triunfos en Canaletes?

El origen de la fuente
FC Barcelona
Crédito: W. Commons

La fama de la fuente de Canaletes (Rambla de Canaletes 133, barrio del Born-Barceloneta), data de tiempos inmemoriales cuando el agua no se mezclaba con productos químicos como el cloro, y tenía sabor agua pura. Al parecer el agua que llegaba hasta la fuente, a través de los canalillos (canaletes) del acueducto, era de una calidad excelente. De hecho se decía que cuando un barcelonés quería que un extranjero se quedase a vivir para siempre en Barcelona, lo llevaba a probar el agua de esta fuente. Y el líquido elemento hacia el resto.

De esta manera la parte alta de la Rambla se convertirá en uno de los mejores lugares de la ciudad para calmar la sed. Por lo que a finales del siglo XIX se había consolidado como uno de los lugares de encuentro más concurrido por los barceloneses en las calurosas tardes de la primavera y el verano. Atrayendo la atención de empresarios avispados que comenzaron a abrir quioscos donde poder comprar sodas y bebidas refrescantes durante la tertulia.

Sabías que… dentro de la Iglesia de Santa María del Mar, entre las vidrieras góticas del altar mayor se puede observar un escudo del FC Barcelona. Esto es debido a que durante la reconstrucción de las vidrieras, después de la Guerra Civil, muchas entidades y gremios aportaron dinero para las restauraciones. En agradecimiento a ello se incluyeron escudos o emblemas de dichos patrocinadores en las mismas.

Durante el siglo XX

En 1908, Esteve Sala, un culé de pura cepa, inauguró junto a la fuente un nuevo quiosco de bebidas. Una verdadera joya del arte modernista del momento, que pronto se convertiría en punto vital de encuentro para seguidores del FC Barcelona. Donde compartir experiencias y comentar los partidos de fútbol.

Además, durante los años treinta del siglo XX, cuando el FC Barcelona jugaba fuera de casa, los redactores del diario deportivo La Rambla (fundado por Josep Sunyol en 1930), colgaban los resultados en las ventanas de la redacción, que se encontraba situada en la Rambla Canaletes. Por lo que muchos aficionados se congregaban junto a la fuente y el quiosco a esperar con ansia los resultados del partido. Y cuando estos eran favorables la celebración no se hacía esperar.

El diario acabará desapareciendo, desafortunadamente, a finales de la Guerra Civil. Y el quiosco un poco más tarde, en la década de los cincuenta. Pero la costumbre de celebrar los triunfos del FC Barcelona en la fuente de canaletes ha perdurado hasta el día de hoy.

Fuentes | Dave Meler

Bibliografía | Sierra, R. y Mesa, C., Barcelona Insólita y Secreta, JonGletz, Bulgaria, 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *