Museu Egipci de Barcelona

La Fundación Arqueológica Clos es una entidad privada sin ánimo de lucro. Fue creada en 1992 por Jordi Clos Llombart con el objetivo de contribuir al estudio y difusión del conocimiento de las culturas de la antigüedad, especialmente el antiguo Egipto.
Vasos Canopos
Crèdito: Dave Meler

El símbolo distintivo de la Fundación es el Museu Egipci de Barcelona, el cual alberga una exposición permanente de más de 1100 piezas pertenecientes a la cultura faraónica organizadas de manera temática en las dietistas salas del museo. La Fundació se gestiona mediante la autofinanciación y las aportaciones que ofrecen particulares y empresas privadas con un fuertes compromiso de responsabilidad social corporativa.

«Los sueños de mi niñez se han hecho realidad y el vigor y la juventud de la fundación y de los que la integramos me aseguran que tenemos una gran trayectoria por delante.»

Jordi Clos

El primer espacio del museo se desarrolla en torno a la figura del faraón y la familia real, y cuenta con diversas representaciones reales (Cleopatra, Ajenatón, Ramses II, Ramses III…), algunos ushebtis principescos y varias piezas con hombre regios. Estatuas de funcionarios, sacerdotes o nobles, contribuyen a completar la visión de una parte de la compleja y variada sociedad faraónica. También en la planta principal del edificio el visitante puede encontrar objetos de la vida cotidiana del Antiguo Egipto: amuletos realizados en oro, electrum, plata o piedras semipreciosas. Collares, pectorales, anillos… bellas y lujosas creaciones cuyo poder mágico debía beneficiar a sus portadores. Fue en la fabricación de vasos de piedra donde aprendieron las técnicas que facilitarán la creación de grandes obras escultóricas, como se observa en la colección de recipientes cerámicos y de piedra que fueron utilizados ampliamente por los antiguos egipcios. La atención y el cuidado que los egipcios dedicaron a sus cuerpos se pone de manifiesto en la gran cantidad de objetos y productos relacionados con la cosmética que tuvieron a su disposición como: vasos para ungüentos, potes de kohol, paletas para la preparación de cosméticos…

Los egipcios consideraban las muerte terrenal como una interrupción temporal, ya que el ser humano tenía la posibilidad de vivir eternamente. Los principales protagonistas del mito de Osiris, la momia de la llamada Dama de Kemet, vasos canopos y algunos animales momificados ocupan parte del espacio del museo. así como sarcófagos, máscaras, mortajas, redecillas funerarias o amuletos que aparecieron en contacto directo con la momia en las cámaras funerarias de las tumbas. Alrededor del cuerpo del difunto también podían disponerse figuras de divinidades, ushebtis o maquetas funerarias que los visitantes del museo podrán observar mientras caminan por sus salas.

La planta superior está dedicada al templo y a la capilla de culto funerario. Los elementos básicos de la capilla de culto funerario (estela falsa-puerta, mesa de ofrenda, estatua de sustitución y representaciones parietales), se complementan con la reproducción a escala real de una parte de la capilla del Astrónomo Amón, Najit, y la restitución a partir de elementos originales de la capilla de un personaje llamado Iny, un jefe de expediciones que vivió a principios de la VI Dinastía. El templo egipcio fue concebido como la casa de los dioses, una morada adecuada para su adoración. Relieves parietales procedentes de templos, estelas, figuras votivas o instrumentos litúrgicos ilustran esta zona dedicada a la religiosidad egipcia. junto con una amplia muestra de divinidades, agrupadas por triadas divinas, por técnica de fabricación o presentadas individualmente por su calidad estética y técnica. Como el busto de la diosa Sejmet en granito, estatuillas de bronce de los dioses Ptah, Osiris, Neit, Imhotep o Isis, figuras de en pasta vidriada de un pateco y del toro Apis, la colosal cabeza de babuino o la expresiva imagen del dios Bes en grauvaca completan el recorrido del Museu Egipci de Barcelona.

Deidad Egipcia
Crèdito: Dave Meler

El Museu Egipci de Barcelona también pone a disposición de los profesionales vinculados al mundo de la enseñanza una importante herramienta educativa para conocer de cerca diferentes aspectos del mundo de los faraones.

Bajo el nombre “Descubriendo el antiguo Egipto”, se ofrece un programa pedagógico que combina las visitas guiadas por las salas del museo con diferentes actividades complementarias donde los alumnos tienen la posibilidad de aprender, reforzar y profundizar los contenidos del espacio museístico de manera lúdica, formativa y muy participativa.

Fuentes | Museu Egipci de Barcelona, Dave Meler

Imagenes | Dave Meler

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *